domingo, 15 de diciembre de 2013

DIARIO DE UN POETA NOCTÁMBULO ( y VII)


DOMINGO, 7

No me exilio en la excusa que hace nido en la noche
de un domingo cualquiera. Quizá
mi abstracción solo indague
del sueño la medida y sus horarios,
de la piedra el hastío, del reloj la impaciencia,
de tu piel…
de tu piel cada instante.

Mi identidad por hombre se alimenta
-Ícaro intruso-
de mi libérrima obsesión de pájaro,
y vuelo de cigüeña, de azor o de vencejo
por los cielos virtuales de la tinta.

Porque no he de negar nunca estas alas
ni el alma que las nutre
me poso cada noche en la utopía
de las convictas ramas de los versos.

(Botijo de Plata Justas Poéticas de Dueñas (Palencia) 2013)

4 comentarios:

Amando García Nuño dijo...

Hay semanas que no terminan en domingo. De hecho, hay semanas, como esta tuya, que parecen huir de sus propios días.
2014 abrazos, o menos

Santiago Redondo Vega dijo...

Así debe ser Amando. Que nos huyen los días, y los meses y hasta los años. Mal debemos tratarlos, tanto que ni siquiera llegamos a conocerlos, a conocernos a nosotros mismos.
Un abrazo de Año Nuevo.

RECOMENZAR dijo...

intenso tu poema de bellas letras

Santiago Redondo Vega dijo...

Gracias por tu paso por mi blog. Recomenzar es siempre la virtud de los fuertes. No importa las veces que caigamos, el valor está en volverse a levantar y seguir viviendo. Un saludo y agradezco tus palabras.